Lo que NO debes hacer en una entrevista de admisiones para un programa MBA


consejos para el GMATLas entrevistas son una parte muy importante en el proceso de admisiones de las escuelas de negocios porque les da la oportunidad de conocer estudiantes potenciales cara a cara e ir más allá de las páginas de sus ensayos o aplicaciones. Ellos buscan cualidades que no necesariamente se pueden evaluar en un papel, como las habilidades de comunicaciones, postura, carisma, etc.

Para los candidatos, las entrevistas son una oportunidad de mostrarse como son, y de mostrarle al comité que realmente son lo que describieron en sus ensayos. El problema es que algunas veces las personas no brillan tanto como en el papel, y para muchos candidatos esta entrevistas han significado una sentencia de muerte de sus sueños de ingresar a estas escuelas.

Si no quieres que esto te pase, lee las historias que les sucedieron a algunos ejecutivos de admisiones:

Lágrimas de cocodrilo: Dos candidatos a la Universidad de Emory lloraron durante sus entrevistas; uno se mantuvo muy emotivo durante toda la hora y el otro se recuperó rápidamente. El truco está en estar preparado para responder incluso las preguntas que nos provocan ciertas emociones.

Demasiada comodidad: Si los candidatos se presentan a la entrevista demasiado cómodos consigo mismos, corren el riesgo de ser demasiado informales, lo que también puede desencadenar en comportamiento inapropiado, como por ejemplo tratar de coquetear con el/la entrevistador/a.

Reinas del drama: La entrevista de admisiones no es un teatro, los candidatos deben ser ellos mismos, aunque algunos de ellos sienten que deben actuar. El comité de admisiones de Tuck vio pasar candidatos que “actuaron” mientras describían sus hojas de vida, mientras que otro estudiante repartió sus tarjetas de negocios, en las que en un lado decía “programador” y en el otro decía “entretenimiento masculino”. Moraleja: deja los efectos especiales en casa.

Mala educación: Ser educado y amable siempre es el mejor camino, pero aún así hay personas que olvidan su educación. Durante una entrevista, un estudiante tomó agua y luego la volvió a escupir en el vaso, otro simplemente olvidó apagar el celular y el entrevistador tuvo que pedirle que lo apague porque no dejaba de sonar.

Trata de averiguar cuánto durará la entrevista y planea que tus respuestas que no se extiendan más de 5 minutos, dependiendo del tiempo que vaya a durar la entrevista, y cuando sea posible, haz una referencia a tu conocimiento de la experiencia laboral previa o logros del entrevistador en otras universidades. Pero hazlo de forma elegante. Eso demostrará tu habilidad de relacionarte con los demás, que es exactamente lo que buscan estas escuelas.